Dejé la cafeína durante 30 días y esto es lo que pasó

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on pinterest
Share on whatsapp

Dejar la cafeína era un reto que me había planteado desde hacía mucho tiempo, pero no había encontrado un motivo lo suficientemente convincente para hacerlo. Después de todo, qué necesidad había de dejarla.

Sin embargo, hace unos meses llegó el motivo por el que de verdad necesitaba intentarlo. En el mes de julio me animé y dejé la cafeína durante 30 días.

Todos sentimos ansiedad en algunos momentos de nuestra vida, pero después de varios problemas personales, la ansiedad, el estrés y el insomnio se habían convertido en un problema constante para mi y después de mucho investigar, descubrí que éstas podrían ser consecuencias de la adicción a la cafeína.

No digo que mi ansiedad se debiera a ella, pero sí que podría haberla potenciado.

Dejé la cafeína durante 30 días y esto es lo que pasó

Los primeros 3 días, fueron sin duda los más difíciles. Me costaba levantarme por las mañanas, tenía sueño todo el día, a tal punto de tener que tomarme varias siestas, cosa que no suelo hacer nunca.

A esto se le suman los dolores de cabeza e incluso mareos. Me sentía como si hubiera tomado pastillas para dormir. Claramente mi productividad se vio muy afectada y no solo los primeros 3 días.

Por supuesto, no todo es negativo. Desde el primer día empecé a dormir mejor, lo que eliminó mi insomnio (al menos de momento), y esto a su vez redujo la ansiedad constante que sentía.

7 días sin cafeína

Después de los primeros 3 días, dejé de sentirme mareada y a los 7 días ya no me dolía la cabeza. Pero seguía sintiéndome cansada todo el día.

No hace falta decir que seguía siendo muy poco productiva. Me costaba trabajar y era incapaz de hacer ejercicios.

21 días sin cafeína

Durante la segunda semana no noté ninguna diferencia. Seguía teniendo muchísimo sueño y todavía me costaba obligarme a trabajar y volver a mi rutina.

Pero fue en la tercera semana cuando empecé a notar que mi cuerpo, por fin, se acostumbraba a la vida sin cafeína.

Después de la tercera semana, empecé a notarme con algo más de energía, ya no me quedaba dormida por todos lados y empecé a hacer algo de ejercicios otra vez.

Aunque por el lado negativo, tengo que admitir que volvieron algunas noches de insomnio y la sensación de ansiedad volvió a hacer acto de presencia.

30 días sin cafeína

Terminado el reto, he llegado a varias conclusiones:

  • No necesitamos realmente la cafeína para tener energía durante el día.
  • Sí, es cierto que puede potenciar la ansiedad y el insomnio. Así que es recomendable no abusar de ella si sufres de alguna de estas cosas.
Dejé la cafeína durante 30 días

Después de un mes entero sin consumir cafeína, mi ansiedad se ha visto muy reducida y de verdad duermo mucho mejor.

Simplemente hay que reemplazarla con comidas más saludables y ejercicio diario, los dos siguientes retos de mi lista.

Durante el reto, me aseguré de beber mucha agua para mantenerme hidratada y reemplacé el café por café descafeinado y la coca cola por coca cola zero zero. Aun así, puedo decir que he bajado muchísimo mi consumo de esta bebida.

En conclusión, dejé la cafeína durante 30 días y no fue tan difícil como pensaba que sería. Solo necesitas un poco de fuerza de voluntad durante la primera semana y terminarás de dejarlo por los beneficios.

Gracias a este reto, en casa hemos cambiado a cápsulas de café descafeinado y tengo en la nevera mi coca cola zero zero, para esos momentos en lo que me apetezca algo más refrescante.

Pero después de este mes, creo que no me voy a plantear volver al café normal o al menos de momento.

¿Serías capaz de dejar la cafeína? Y si es así, ¿por qué lo harías?

Algunos vídeos que podrían interesarte

Como reducir tiempo de uso del móvil SMSmoothie verde de mango y plátano

Puede que también te interese